lunes, 15 de octubre de 2012

Fantasía fáustica



Había reflexionado sobre ello demasiado tiempo. Su rostro era un espejo de férrea decisión y grave gesto; labios apretados y ojos fijos en el espacio, al frente. El aire, cálido, no se movía, indiferente. Su sombra se dibujaba, tras sí, sobre la hierba. Repasó una vez más su vida. Había sido un éxito rotundo. Lo había tenido todo. Había perseguido un Ideal y lo había alcanzado. Había fascinado al mundo y seducido a sus habitantes. Había poseído la más alta Sabiduría, contemplado el rostro de la Belleza y hecho que el Poder, la Fortuna y el Deseo descansasen sobre sus rodillas. Sin embargo, en su alma había nacido un dolor desconocido. Una pregunta, una duda, un enigma. ¿Ahora qué? La Felicidad le era huidiza. Había sido el camino y no la meta lo que le daba fuerza. Cada día existía ahora sin vivir, sin ilusión, sin ideal. Cada hora era un vacío insoldable, un terrible hastío, un insoportable recordatorio de que nada le quedaba por saber ni hacer. ¿De qué servía continuar su existencia de aquella forma?
Una mañana, mientras descansaba en la alcoba, tomó una decisión. El último sol del verano se adivinaba detrás de las cortinas escarlata, y un aroma a incienso reinaba en el ambiente. Sin despertar a sus amantes, que yacían aquí y allá despreocupada y dulcemente, se lavó y vistió, con uno de sus atuendos más sencillos. Dejó abierto el  enorme cofre con sus alhajas dentro y se escabulló del enorme dormitorio. Luego, se dirigió a la biblioteca, en el ala este del palacio, el lugar donde impartía sus clases. Estudiantes y sabios acudían cada día a oír su palabra. Reinaba el silencio, pero los muros habían guardado bien el recuerdo de sus apasionadas disertaciones. Sobre su mesa depositó un manuscrito y abandonó la estancia, dejando la puerta abierta tras sí. Paseó después por el magnífico jardín, donde crecían flores exuberantes y embriagadoras durante todo el año y habitaban hermosos pavos reales.  Salió de su casa, y caminó por la ciudad, aquella ciudad que le adoraba como a una deidad y que se había sometido, como a todo el reino, a su voluntad. Sus pasos le llevaron fuera de los muros, hacia la alta y escarpada pendiente sobre el río. Allí encendió una hoguera y quemó todos sus escritos. Cuando la última palabra se hubo consumido, avanzó con decisión. Anochecía ya. Abajo, la corriente se agitaba repetitivamente.
La muerte era lo único que le quedaba por vivir. 

2 comentarios:

  1. Hola Nienor, unas amigas blogueras hemos creado un Blog Directorio para publicidad de blogs gratuita.
    Dejo el enlace por si te interesa estar en nuestra lista.

    http://agregatublog.blogspot.com.es/

    Anímate, no dejes pasar la oportunidad.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Arcoiris.
      Muchas gracias, le echaré un vistazo!

      Eliminar