domingo, 18 de noviembre de 2012

El baile de la Victoria

     Tengo la sana costumbre de no hacer demasiado caso a las críticas de cine. Añado que suele ser después de haber visto la película cuando las leo. No me gusta ir desde el principio con ideas y prejuicios sobre la cinta, porque creo que le resta encanto.

     Hacía tiempo que quería ver El baile de la Victoria, el dvd andaba por casa desde hacía varios meses y nunca encontraba el momento de verla. Hasta el otro día. Y me alegro mucho de haber hecho caso omiso a las críticas. Confieso que fueron dos nombres propios los que me animaron: Fernando Trueba (gran y más que reconocido director) y Ricardo Darín. Este último está en mi lista de “actores favoritos de toda la vida”, ¡me encanta, me entusiasma! (… ya está, ya lo dije). 


     El argumento es éste: Tras la dictadura chilena, el joven y entusiasta Ángel Santiago (Abel Ayala) y el famoso ladrón de cajas Nicolás Vergara Grey (Ricardo Darín) salen de la cárcel el mismo día, pero con propósitos diferentes. Ángel quiere dar un gran golpe y enriquecerse, además de vengarse del alcaide de la cárcel. Nicolás sólo desea limpiar su reputación y rehacer su vida junto a su familia. Ángel está decidido a llevar a cabo el robo junto con Vergara Grey, pero todo cambia cuando encuentra a Victoria, una joven huérfana y muda con un gran talento para la danza. 
     Mi opinión, lo siento, dista bastante de la de la mayoría del público y los críticos. Me pareció una buena película y, además, entretenida. Aunque cruda en muchos aspectos, posee una gran belleza. La fotografía, la ambientación y la estética en general están cuidadísimas. La banda sonora me pareció correcta. Todavía no entiendo cómo es posible que haya sido tan infravalorada y maltratada... (¿Será que hemos visto cintas diferentes?)
     Abel Ayala se lleva casi toda la atención (es inevitable, no hay forma humana de hacer callar a su personaje, un pillo bonachón e ilusionado). Ricardo Darín, con un rol de co-protagonista, brinda una interpretación de calidad (como siempre, apostillo).  Y por supuesto, muy bueno el baile de Miranda Bodenhöfer (un pelín contemporáneo para mi estilo -sí, para eso soy muy "pureta"-, pero eso no quita que haya hecho un buen trabajo).
 
Una historia como un cuento agradable y hermoso, con mucho arte y sutileza. Os la recomiendo, y espero que os guste como a mí.

6 comentarios:


  1. Huys un drama, no me gusta verlos…soy más de risitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, también tiene algún momento gracioso.
      Es que soy mucho de dramas, la verdad!

      Eliminar
  2. Esta no la he visto. Muchas gracias por la información. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si te gusta ^^ Un abrazo a ti también.

      Eliminar
  3. De Ricardo Darín tengo buen concepto después de haber visto "El secreto de sus ojos", creo que me fiaré de tu opinión y la veré un día de estos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! "El Secreto de sus ojos", qué buena película =)
      Espero que te guste!

      Eliminar